050510
 
 
 

Jornada trágica con 3 muertos y 44 heridos:

Presidente Papoulis afirma que Grecia está al borde del abismo. Los griegos reaccionaron furiosos contra el duro plan de austeridad anunciado por el gobierno del primer ministro, Yorgos Papandréu

Agentes de la Policía antidisturbios cargan contra un grupo de manifestantes (Efe/Pantelis Saitas)

01:28 PM Atenas.- El presidente griego, Carolos Papoulias, aseguró que su país se encuentra "al borde del abismo" después de las manifestaciones violentas contra el plan de austeridad, que dejaron tres muertos en la capital.

"Nuestro país está al borde del abismo", afirmó el presidente en un comunicado difundido tras la muerte de tres personas durante una nueva huelga general contra el plan de austeridad impuesto a cambio de una multimillonaria ayuda para evitar la quiebra del país, indicó AFP.

"Todos tenemos la responsabilidad de no dar ese paso de más que nos haría caer en el vacío", advirtió el jefe del Estado, cuyo rol es principalmente protocolar, pero que todavía es considerado como garante de las instituciones.

Tres personas murieron en un banco del centro de Atenas incendiado por cócteles Molotov lanzados por jóvenes con el rostro cubierto por pasamontañas, al margen de una manifestación contra el plan de austeridad.

Protesta callejera

Unas 100.000 personas participaron en las manifestaciones durante una huelga general de 24 horas convocada para protestar contra las medidas de austeridad, reseñó AP.

El gobierno aceptó las nuevas medidas de austeridad exigidas por sus socios de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional para recibir un plan de contingencia que le otorgara 120.000 millones de euros en tres años a fin de que el país heleno evite la bancarrota.

Los manifestantes intentaron entrar por la fuerza en el Parlamento de Atenas y lanzaron adoquines y bombas incendiarias a la policía, que respondió con gases lacrimógenos cuando miles de griegos coparon las calles en protesta contra las medidas de austeridad.

Los manifestantes chocaron repetidamente con la fuerza pública al grito de "¡Ladrones, ladrones!” e intentaron perforar la barrera policial que protegía el Parlamento, aunque hicieron que se replegará la guardia de gala que custodia la Tumba del Soldado Desconocido frente al edificio.

Al incidente siguieron numerosos enfrentamientos y centenares de manifestantes se dedicaron a destrozar escaparates y a arrancar adoquines para agredir a la policía, que recurrió a las granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos en la céntrica Plaza Sintagma.

Un grupo de anarquistas lanzó bombas incendiarias contra la fuerza pública y el Parlamento y un banco situado en una de las principales avenidas de Atenas fue presa de las llamas mientras dos mujeres atrapadas en el edificio se refugiaron en el balcón de un segundo piso, con el rostro ennegrecido por el humo mientras aguardaban a ser rescatadas por los bomberos.

Las manifestaciones en el centro de Atenas fueron unas de las mayores en los últimos años y según algunos cálculos en ellas participaron unas 60.000 personas. Los funcionarios gubernamentales dijeron que fueron unas 25.000.

La violencia estalló igualmente en la ciudad norteña de Tesalónica, donde otras 20.000 personas desfilaron por el centro de la ciudad. Grupos de jóvenes se dedicaron a destrozar los escaparates de los comercios y las vidrieras de los restaurante de comida rápida.

Anuncios