270610
 
 
 

El G8 anuncia US$ 5.000 millones para la salud materna e infantil

Los dirigentes de varios países del G8 que culminan este sábado una cumbre en Canadá anunciaron contribuciones por valor de 5.000 millones de dólares en favor de la salud materna e infantil en los países en vías de desarrollo.

El fondo, bautizado iniciativa de Muskoka, el nombre del enclave canadiense donde se celebra la cumbre del G8, fue planteado con fuerza por Ottawa, pero su modesta contribución fue denunciada por organizaciones no gubernamentales.

"El ejemplo que dieron los dirigentes del G8 atrajo donaciones y contribuciones de otros países (no miembros del grupo) y fundaciones por un monto de más de 2.300 millones de dólares, lo que representa en total 7.300 millones", anunció a la prensa el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

El mandatario canadiense agradeció las contribuciones del G8 y también de España, Países Bajos, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Suiza, la Fundación Gates y la Fundación de Naciones Unidas.

Según la Casa Blanca, Barack Obama se comprometió a contribuir con más de 1.300 millones de dólares para luchar contra la mortalidad infantil. El presidente estadounidense pedirá al Congreso aprobar la atribución de 1.346 millones de dólares en dos años (2010-2011) para la iniciativa de Muskoka, según la misma fuente.

Es necesario "comprometerse juntos para garantizar que las mujeres en los países en vías de desarrollo dejen de sufrir y de morir a causa del embarazo o el parto", declaró Harper.

Canadá suministrará 2.750 millones de dólares estadounidenses en cinco años. Según los servicios del primer ministro, eso representa 1.000 millones de dólares estadounidenses en nuevas contribuciones que se añaden a 1.750 millones de dólares en contribuciones ya existentes para los próximos cinco años.

La Fundación de Bill y Melinda Gates prometió 1.500 millones de dólares.

Rusia entregará 75 millones de dólares en tres años, según un alto funcionario de esa delegación, Arkadi Dvorkovich.

Francia hará pública su participación el sábado, indicaron fuentes del entorno del presidente Nicolas Sarkozy.

A pesar de la importancia de su participación -un quinto del total del G8- Ottawa sufrió críticas.

"Canadá gastó 1.100 millones de dólares para la seguridad del G8 y del G20 en una semana y 1.100 millones para gastarlos para la salud de los países pobres, a gastar en cinco años" ironizó un responsable de la organización humanitaria One, Guillaume Grosso.

La "Iniciativa Muskoka" tiene como objetivo acelerar el cumplimiento de los "Objetivos del Milenio sobre el desarrollo" (OMD) que deberían ser alcanzados de aquí a 2015, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

A cinco años de la fecha marcada como objetivo, el PNUD constató a principios de semana en Viena un retraso patente para la mortalidad infantil, a pesar de ciertos progresos.

La tasa bajó un 28% entre 1990 y 2008, hasta situarse en 72 muertes por cada 1.000 nacimientos, pero el objetivo es un descenso del 66% entre 1990 y 2015.

Un total de 8,8 millones de niños murieron antes de los cinco años de edad en 2008.

Para la salud materna, una caída anual del 5,5% de las muertes durante los embarazos es aún necesaria para llegar al objetivo (75% de reducción respecto a 1990).

La iniciativa de Muskoka quiere recuperar el terreno perdido, insistiendo en particular sobre la "mejora de la salud de las mujeres, de los recién nacidos y de los niños", precisó la Casa Blanca.

Otros "objetivos del Milenio" no serán alcanzados, según expertos. En particular la reducción a la mitad, entre 1990 y 2015, del número de personas que viven con menos de un dólar por día.

via-tq/jz/ml

Anuncios