Sarkozy planteará que estados intervengan más en mercados.

PARÍS.— México y Alemania dirigirán un grupo de trabajo del sistema monetario internacional, anunció el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, como actual presidente del G-20.

En un discurso sobre sus planes este año al frente del G-8 (los siete países más ricos más Rusia) y del G-20 (que reúne a naciones industrializadas y emergentes), Sarkozy presentó “nuevas ideas para un mundo en transformación” que incluyeron, además del tema de las divisas, una mayor intervención estatal para la estabilización de los mercados financieros, una tasa bancaria que recaude fondos para el desarrollo y la regulación de los precios de las materias primas. Sin precios máximos para los alimentos, aumenta el peligro de que haya revueltas por hambrunas, subrayó.

El objetivo de Francia con el grupo sobre divisas es integrar mejor a nuevas monedas en el actual sistema y mejorar su estabilidad. Por ejemplo, se evalúa incluir al yuan chino en los derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) , explicó Sarkozy.

Los DEG son un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembro de las instituciones de Bretton Woods.

A la vez, el mandatario se mostró a favor de un mejor control de los flujos de capital internacionales, para lo cual su país propondrá un código ético. También añadió que desea un nuevo estatus para el FMI.

Para supervisar más los precios de las materias primas, Sarkozy planteará crear una base de datos central sobre esos mercados. El jefe de Estado ruso, Dmitri Medvédev, dirigirá el grupo que analizará el tema.

Siguiendo el modelo del petróleo, la propuesta es que se intercambie información sobre las reservas, tendencias y precios en los sectores de alimentos y energía. Se sabe que hoy ya hay un nivel mínimo en las reservas de maíz, por ejemplo, dijo.

Además de un código ético deben crearse, en opinión de Sarkozy, instrumentos financieros para países pobres.

En marzo, el presidente galo quiere inaugurar en Pekín una conferencia de expertos sobre divisas. A fines de mayo será la cumbre del G-8 en Deauville y a principios de noviembre será el turno del G-20 en Cannes.

Francia asumió la presidencia del G-20 el pasado 12 de noviembre y la del G-8 en enero.

A una cumbre paralela a la de Deauville se invitará a los directivos de las principales firmas de internet para debatir sobre las ventajas y riesgos de la red.

Francia defenderá además la creación de una tasa bancaria, aunque reconoció que su idea no tiene consenso total.

Este “impuesto moral” es el mejor medio para conseguir nuevos recursos para el desarrollo, explicó. Francia trabajará al respecto con el jefe de Estado etíope y actual presidente de la Unión Africana (UA) , Meles Zenawi. (DPA)

(Fuente: El Universal.mx (México) en Google noticias y selección de Mon Money)

Anuncios