El presidente de Islandia, Olafur Grimmson, pidió que sea llevado a referéndum el acuerdo para devolver al Reino Unido y Holanda la deuda derivada de la quiebra del banco Icesave.

Los tres países habían alcanzado un acuerdo de US$5.000 millones y el Parlamento islandés lo había aprobado.

Un acuerdo anterior ya fue rechazado en referéndum el año pasado, circunstancia que obligó a renegociarlo.

El gobierno británico y el holandés reclaman la devolución de los fondos que en sus respectivos países adelantaron a los clientes del Icesave después de la quiebra del banco por culpa de la crisis de 2008.

(Fuente: BBC en Google noticias y selección de Mon Money)

Anuncios