– El candidato socialista propone la recuperación del impuesto de patrimonio
– El programa se centrará en empleo; economía , igualdad y “mejoras” de la democracia
– “En esta campaña nada está escrito; nada está decidido”
– Fotogalería de la proclamación
 – Texto íntegro del discurso (PDF)

 

Por FRANCESCO MANETTO Madrid 9 JUL 2011 – 13:07 CET

Alfredo Pérez Rubalcaba se ha declarado hoy orgulloso de su pasado en varios Gobiernos socialistas, los de Felipe González y los del propio José Luis Rodríguez Zapatero. Y también de la esencia del tradicional discurso socialdemócrata del PSOE, algo que se había diluido en los últimos tiempos y más desde que el 9 de mayo de 2010 el presidente del Gobierno tuvo que ejecutar una serie de ajustes económicos que posibilitaron, por un lado, un respiro para España ante los mercados en su peor momento, pero también un paquete de fuertes recortes sociales y bajada de salarios.

Este discurso de Rubalcaba, este nuevo modelo, es la base de su proyecto político y de la campaña que arrancará tras el verano con la Conferencia Política.

Se trata de un proyecto que ha empezado a articularse hoy con un programa de nuevas propuestas, presentadas en el Palacio de Congresos de Madrid. Antes de nada, un fondo para crear nuevos empleos o la recuperación del impuesto de patrimonio. El primer mensaje de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato oficial del PSOE para las elecciones generales ha sido un aviso a las entidades: “Pronto, muy pronto”, ha dicho, “habrá que pedirles a las cajas y a los bancos que den una parte de sus beneficios para la creación de empleo”. El vicepresidente se ha comprometido así a buscar “una vía rápida para crear empleo” y ha garantizado que “habrá dinero” ya que “los bancos y las cajas pueden y los jóvenes no pueden esperar”.

El paro, el principal problema de los españoles, constituye precisamente “lo urgente”, es decir, el primer eje de las propuestas del dirigente del PSOE, para después dar paso a las condiciones para la creación de “una economía sana y competitiva”, a unas mejoras de la igualdad de oportunidades y unos cambios en la política y en la democracia.

Con respecto a lo más apremiante, de todas formas, el vicepresidente ha avanzado que las energías renovables, el cambio climático y las personas mayores son los tres sectores en los que, en su opinión, puede producirse una mayor creación de empleo en los próximos años.

Rubalcaba ha dejado claro desde el principio que iba a hablar de valores, de los problemas de los ciudadanos y de sus planes, que pasan por una mejora de la calidad de la democracia y que encuentran sus raíces en las bases del socialdemocracia. Y ha pedido a militantes y electores que no se dejen seducir por la idea de “mirar atrás 10 años”, en referencia a los Gobiernos del Partido Popular, “porque ahí está el origen de la crisis”.

El dirigente socialista ha hilado un discurso esencialmente de izquierdas con referencias a la importancia de Europa y a la familia, en el que ha mostrado su fe en la actividad de los legisladores. “Los problemas son de carácter político y es con la política que se resuelven las cosas”, ha afirmado antes de aclarar que, si “puede cambiar el mundo”, también hay que ser conscientes que hay que “cambiar la política”. En cualquier caso, ha aclarado, “en esta campaña nada está escrito; nada está decidido”.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que estaba sentado en primera fila junto a su esposa, Sonsoles Espinosa, y a la de su número dos, Pilar Goya, ha manifestado, después de la intervención, que el discurso del aspirante socialista en su estreno ha sido “magnífico” y que ha abordado todos los problemas existentes en España.

El camino para restaurar unas condiciones financieras más competitivas, a juicio del todavía ministro del Interior, comienza por medidas como la recuperación del impuesto de patrimonio, porque cree que ha llegado el momento de repensar o rectificar algunas decisiones tomadas en los últimos tiempos, o un control más estricto de los paraísos fiscales, cuya existencia ha calificado de “intolerable, indecente y absolutamente inmoral”, y del fraude a Hacienda.

El candidato del PSOE ha apostado por establecer “algún tipo de control previo” sobre los planes urbanísticos de Ayuntamientos y comunidades autónomas para prevenir la corrupción.

También ha hecho un guiño a los indignados del Movimiento 15-M al hacer referencia al valor de una política más participativa, “que sea limpia y que parezca limpia” y se ha fijado como objetivo prioritario luchar contra la corrupción, ya que, ha subrayado, bajo la burbuja inmobiliaria “hay muchos que burbujean y que se corrompieron”.

En su intervención, Rubalcaba se ha mostrado asimismo convencido de que puede ser “útil” al país en un momento difícil, ha instado a los socialistas a ser “ambiciosos” y “realistas” y ha garantizado que nunca prometerá algo que no pueda cumplir, antes de prometer que se “partirá el pecho” por los emprendedores, intentando favorecer el crédito a las pymes y a las familias .
Entre sus propuestas, ha planteado una reforma del sistema electoral que, según él mismo ha reconocido, será complicada porque para llevarse a cabo debe contar con el consenso de la mayoría de los partidos. De todas formas, ha pedido en la Conferencia Política de septiembre se elabore una propuesta de reforma del sistema electoral “para hacer la política más democrática”

Por esta razón, ha recalcado, la dificultad no puede eximir al Partido Socialista de intentar alguna modificación, y, en este sentido, ya ha adelantado que a él le gusta mucho el modelo alemán, que se fundamenta en circunscripciones pequeñas que facilita la relación entre los ciudadanos y los candidatos, junto con un resto de votos de las circunscripciones nacionales que favorezcan la proporcionalidad.

Sobre la sanidad, Rubalcaba se ha comprometido a “hacer bandera” del sistema y a no apoyar nada que lo debilite, como los “cantos de sirena” sobre privatizaciones y copagos, porque rompen la “solidaridad intergeneracional” y suponen pagar dos veces por algo que ya se financia con los impuestos.

Con respecto a la educación, que “lo es todo”, el candidato ha prometido que no cambiará ninguna de las leyes en vigor, porque “la educación no necesita zarandeos legislativos”. Además, ha planteado un MIR para el acceso del profesorado y ha sugerido una atención singularizada a los alumnos con más dificultades para prevenir el “abandono escolar”, expresión que le gustaría que sustituyera la de “fracaso escolar”.

MÁS INFORMACIÓN
Cuatro ejes: empleo, economía, Estado de bienestar y democracia
El acto, visto por militantes y analistas
El discurso, ‘trending topic’ en Twitter
Rajoy pide un adelanto de las elecciones sin hablar de Rubalcaba
“En otros mítines salimos con más ganas; hoy, con más argumentos”
Fotogalería de la proclamación

(Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2011/07/09/actualidad/1310209630_781185.html y selección de Mon Money).

Anuncios