Por Fernando Garea

La recepción por el 33º aniversario de la Constitución (1978) en el Congreso de los Diputados sirvió ayer para que Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero hicieran alarde público de acuerdo y sintonía, especialmente en lo que se refiere a la reforma de la Unión Europea que proponen Angela Merkel y Nicolas Sarkozy.

Incluso, el presidente del Gobierno en funciones y el próximo jefe del Ejecutivo hablaron primero de forma distendida a la vista de todos y luego de forma reservada antes y después del almuerzo que José Bono, presidente del Congreso, organizó ayer. A la comida siempre acuden los expresidentes del Congreso y ayer Bono quiso invitar además a Zapatero y Rajoy, precisamente para facilitar nuevos contactos entre ellos.

Era la primera vez en 33 años que la recepción del Congreso coincidía con el periodo de relevo en el Gobierno y, por eso, el ambiente fue más que nunca de consenso. En el caso de unos porque están en funciones, e incluso a la espera de destino al margen de la política, y en el de otros porque están en periodo de asumir el mando gubernamental.

En el primer grupo, Zapatero, relajado, mostraba en los corrillos su intención de coger vacaciones, su distancia respecto al funcionamiento interno del PSOE ya que, pese a ser secretario general, no piensa acudir a la sede de Ferraz, ni presidir más ejecutivas y hasta bromeaba con no saber qué día de febrero y en qué ciudad se celebrará el congreso federal. O Elena Salgado, que pasará de vicepresidenta primera a colaborar desinteresadamente con ONU-SIDA, una ONG encargada de combatir la enfermedad aludida.

De los que llegan, en la recepción se concentraron ministrables; posibles presidentes del Congreso, como Jorge Fernández y Ana Pastor; un probable presidente del Senado, Pío García Escudero; una atareada responsable del traspaso de poderes y supuesta nueva vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y, sobre todo, Mariano Rajoy, que por primera vez desde el 20-N respondió preguntas de los periodistas. Aunque solo fueran tres.

Lo hizo para mostrar su respaldo al acuerdo de Alemania y Francia para reformar la UE y asegurar que debe ratificarse “lo más rápido posible”, porque es garantía de “credibilidad”.

El próximo jefe del Ejecutivo ha insistido en que España será un país “fiable” y ha recordado que por el momento es el “único”, junto con Alemania, que ya ha llevado a su Constitución los límites al gasto público. “España puede decir a Europa y al mundo que ya ha introducido esta reforma para garantizar la estabilidad presupuestaria”, explicó. Asimismo, confirmó que la primera ley que apruebe su Consejo de Ministros, el próximo día 23, será la que desarrolle la reforma constitucional sobre la estabilidad presupuestaria.

Fuentes del PP explicaron, además, que muy probablemente se habilitará el mes de enero para que las Cámaras puedan empezar a trabajar. El líder del PP habló del “compromiso de no renunciar de ninguna manera a la contención del déficit y de la deuda, y tampoco a las reformas necesarias para mejorar la economía y crear empleo“.

La canciller alemana y el presidente francés han enviado a Rajoy la propuesta para despejar el futuro de la UE y el próximo presidente no puso ni un pero al acuerdo. Incluso, sobre la aspiración aparcada de la creación de los eurobonos, Rajoy aseguró, comprensivo, que “Europa se construye poco a poco”.

Casi al tiempo, Zapatero garantizó que comparte esa misma posición -que, de acuerdo con Rajoy, la mantendrá el próximo viernes en la cumbre europea- y se felicitó de la buena marcha del traspaso de poderes. De hecho, ambos confirmaron que hablan casi todos los días, entre otras cosas para que Zapatero defienda ante la UE la posición de Rajoy.

“Es un paso importante”, aseguró el todavía presidente sobre el acuerdo de reforma de la UE y se mostró partidario de que parezca lo más contundente posible el pacto que se espera cerrar en el Consejo Europeo.

No hay fisuras en ese acuerdo, pero sí en la posición que Alfredo Pérez Rubalcaba, presidente del Grupo Socialista, mantiene respecto a la reforma de la UE. En coherencia con su programa electoral, lamenta que se deje de lado la creación de los eurobonos y que no se incluya un plan de inversiones que reactive la economía. Rubalcaba defendió en la campaña electoral que se haga un plan Marshall con diferentes fondos europeos para fomentar el crecimiento, y ayer lo recordó.

 Para favorecer el clima de consenso, Bono, en su línea, hizo un discurso de llamada al acuerdo a los dos grandes partidos en un momento tan difícil: “Deseo que el PP tenga el apoyo que tan necesario es tener en los momentos de adversidad, tan necesario como difícil conseguirlo del adversario político”. Y añadió: “Estoy muy seguro de que quien en esta hora no arrime el hombro no va a estar a la altura política y moral que exigen los españoles más necesitados de solidaridad y de ayuda. ¡Caminen juntos, pónganse de acuerdo!”.

Los partidos nacionalistas no acudieron a la recepción y el líder de IU, Cayo Lara, solo fue para denunciar que PP y PSOE “han roto el pacto de 1978, pero festejan lo que violan cada día”, y se marchó. Rosa Díez acudió con el resto de diputados de UPyD, incluido el actor Tony Cantó, al que Zapatero se esforzó en buscar para saludarle y charlar con él sobre su nuevo papel de diputado.

Cantos al acuerdo

Bono sobre Zapatero. “Cuando la mar se calme, la tempestad amaine y, con la perspectiva que da el tiempo, se puedan distinguir las voces de los ecos contemplaremos en toda su dimensión tu obra de gobernante. Has dado a España lo mejor de ti en un tiempo difícil y los españoles son generosos y han de saberlo apreciar como te mereces”.

Bono sobre Rajoy. “Con afecto sincero, te deseo acierto. Pero también deseo que tengas el apoyo que tan necesario es tener en los momentos de adversidad, tan necesario es como difícil conseguirlo del adversario político”.

Rajoy. “España puede decir al mundo y a Europa que ya tiene esta norma en su Constitución y eso será lo que afirme el presidente Zapatero ante el próximo Consejo Europeo del día 9. España es un país fiable y que no renuncia a las reformas. España está a favor de la reforma de los Tratados de la Unión”.

Zapatero. “Espero que el acuerdo [entre Merkel y Sarkozy] sirva para que los mercados reaccionen positivamente y entremos en un periodo de mayor tranquilidad, que es decisiva para la recuperación económica”.

(Fuente: http://www.elpais.com/articulo/espana/Rajoy/Zapatero/apoyan/reforma/UE/piden/Francia/Alemania/elpepunac/20111207elpepinac_1/Tes y selección de Mon Money).

Anuncios