Mariano Rajoy se dirige a la tribuna, este martes, en el debate de investidura.

Mariano Rajoy se dirige a la tribuna, este martes, en el debate de investidura. AGUSTÍN CATALÁN

Por EL PERIÓDICO / Madrid

Mariano Rajoy ha sido investido presidente del Gobierno con 187 votos a favor –los 185 de su partido, el de la UPN y el del Foro Asturias–, 14 abstenciones –las de los siete diputados de Amaiur, los cinco del PNV y los dos de Coalición Canaria–, y 149 votos en contra –de PSOE, CiU, IU, UPyD, BNG, ICV-EUiA, Cha, ERC, Geroa Bai y Compromís–. El líder del Partido Popular ha salido elegido en primera instancia en el Congreso al rebasar la mayoría absoluta exigida en este trámite.
Amaiur ha justificado su abstención con el argumento de que no desea participar en la elección del presidente del Gobierno de España, mientras que el PNV y los nacionalistas canarios han optado por abstenerse a la espera de que se concreten los compromisos de diálogo sobre los temas de sus respectivas comunidades que ha adquirido Rajoy durante el debate.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, se trasladará ahora al palacio de la Zarzuela a fin de informar al Rey del resultado de la votación para que se proceda al nombramiento de Rajoy como presidente del Gobierno, el sexto de la actual democracia constitucional española.

El nuevo jefe del Ejecutivo jurará el cargo este miércoles, una vez que se publique su nombramiento en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y será entonces cuando dé a conocer su Gobierno, cuyos miembros tomarán posesión el jueves y celebrarán su primer Consejo de Ministros el viernes

Primeros compromisos
La votación del Congreso ha puesto fin a un pleno de investidura en el que Rajoy ha asegurado que en el 2012 recortará 16.500 millones para cumplir los objetivos de déficit, se ha comprometido a no subir los impuestos, a mantener la edad de jubilación en los 67 años y a aumentar las pensiones, dentro de un plan de austeridad en el que el resto de las partidas son “susceptibles” de ser reducidas. También ha anunciado la supresión de los puentes festivos y la reforma del bachillerato.

En su turno de intervención, Rubalcaba acusó al líder del PP de anunciar “lo bueno” y callarse, de momento, “lo menos bueno”, como el aumento del IVA. Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, reclamó al nuevo Ejecutivo un trato “justo” con Catalunya tanto en materia fiscal, como social y política, y instó a Rajoy a rehacer los “puentes derribados” de las relaciones entre el Estado y su comunidad.

(Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/rajoy-investido-presidente-gobierno-1279601 y selección de Mon Money).

Anuncios