Atenas, 7 may (PL) El presidente de Grecia, Karolos Papulias, se reunió hoy con el líder del partido conservador Nueva Democracia (ND), Antonis Samarás, para conversar sobre la formación del nuevo gobierno, iniciativa que le corresponde por ser el más votado.

ND resultó vencedor en las elecciones legislativas celebradas ayer, pero su exigua mayoría le dificultará la renovación de un ejecutivo de coalición con los socialistas del Pasok, únicos dos partidos que apoyan la continuidad del acuerdo de préstamo y las políticas de recortes impuestas por Bruselas.

Ambas formaciones sufrieron un duro revés en las urnas y necesitarían de un tercer aliado para formar un gobierno estable, algo a priori muy complicado teniendo en cuenta que el resto de los grupos que ingresarán en el Parlamento son contrarios al memorando.

ND consiguió 108 escaños, 50 de ellos por ser la lista más votada; mientras que el Pasok se quedó en 41, lo que de manera conjunta les deja a dos de la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, que cuenta con 300 representantes.

Tras la reunión con Papulias, Samarás aseguró que respeta “el veredicto del pueblo” y que hará todos “los esfuerzos para la formación de un Gobierno’, comenzando su ronda de contactos con Alexis Tsipras, líder del segundo partido más votado, la Coalición de Izquierda Radical (Syriza), que logró 52 diputados.

Sin embargo, Tsipras rechazó cualquier colaboración con ND debido a su firma y su apoyo al programa de medidas de austeridad “que esclaviza al país” y contra el que Syriza ha hecho campaña.

La intención de la coalición es la de “trabajar para que haya un gobierno de fuerzas principalmente de izquierda a fin de que el país se desligue del memorándum y de la política de los recortes“, afirmó su líder al finalizar el encuentro. El dirigente conservador se reunió posteriormente con Evangelos Venizelos, líder del Pasok; y con el presidente de Izquierda Democrática, Fotis Kuvelis, un teórico tercer socio en la hipotética coalición con ND y Pasok, y que alcanzó 19 representantes.

Tampoco Kuvelis se mostró partidario de tal iniciativa, y ya había anunciado durante la jornada su oposición a integrarse en un gobierno con los dos partidos hasta hoy mayoritarios.

A su vez, el presidente del derechista Griegos Independientes, Panos Kammenos, cuarto partido con 33 escaños en el nuevo hemiciclo, descartó entrevistarse con Samarás, quien le expulsó de ND por oponerse a las medidas de austeridad promovidas por Bruselas.

Por último Samarás mantuvo una conversación telefónica con la secretaria general del Partido Comunista de Grecia, Aleka Papariga, quien también rechazó formar parte de un ejecutivo de coalición liderado por los conservadores tras conseguir 26 diputados en la jornada de ayer.

El líder de ND dispone de tres días para anunciar al presidente si logró o no los apoyos necesarios para formar gobierno y, de no lograrlo, el mandato pasaría a conversar con Syriza.

Si esta segunda formación tampoco pudiera presentar una mayoría parlamentaria en otros tres días, el Presidente encomendaría la tarea al Pasok, y caso de fracasar de nuevo la tentativa se reuniría con todas las fuerzas políticas para tratar de alcanzar un acuerdo.

Si tras todo este proceso legal no se lograra una mayoría de gobierno, se convocaría a los diputados electos de la Asamblea Nacional para jurar sus cargos y acto seguido se disolvería la Cámara y se convocarían nuevas elecciones legislativas para junio.

mgt/acn

(Fuente:http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=504372&Itemid=1 y selección de Mon Money)

Anuncios