imageRotate

Sufraga una ciudadana francesa residente en Martinica (AFP)

El Partido Socialista y sus aliados parecen estar en condiciones de obtener la mayoría absoluta (289 de los 577 escaños), aunque por estrecho margen.

EL UNIVERSAL
sábado 9 de junio de 2012  09:42 AM

París.- Unos cuarenta y seis millones de franceses son convocados a votar el domingo en la primera vuelta de las elecciones legislativas, comicios en los que la izquierda es favorita, un mes después de la investidura del socialista François Hollande como jefe de Estado.

Las elecciones se realizan por voto mayoritario a dos vueltas y 6.603 candidatos se disputan los 577 escaños en la primera vuelta. La segunda tendrá lugar el 17 de junio.

El Partido Socialista y sus aliados parecen estar en condiciones de obtener la mayoría absoluta (289 de los 577 escaños), aunque por estrecho margen.

Pero nada es seguro, y los dirigentes de la izquierda exhortaron hasta último momento a los electores a la movilización.

El presidente François Hollande volvió a pedirles el jueves “una mayoría amplia, sólida y coherente”. “No lograré lograré llevar a cabo el cambio, el que los franceses me pidieron que aplicara, si no dispongo de una mayoría en la Asamblea Nacional“, dijo.

“Si la izquierda gana, durante cinco años no podremos hacer nada para impedir su locura”, afirmó, por su parte, el líder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, derecha) Jean-François Copé en Meaux (cerca de París), zona de la que es diputado y en la cual no tiene segura su reelección.

Por su parte, Marine Le Pen, dirigente del ultraderechista Frente Nacional, llamó a los electores que votaron por ella en la presidencial, en la que quedó en tercera posición, a la movilización en la primera vuelta, recalcando que el mantenimiento de sus candidatos en la segunda “depende de la participación”.

En efecto, la participación es una de las claves de estos comicios, ya que pueden mantenerse en la segunda vuelta los candidatos que hayan obtenido en la primera al menos 12,5% de los votos de los electores incritos. Es decir que si la participación fuese del 60% (como esperan los institutos de sondeo), un candidato tiene que obtener 21% de los votos expresados para participar en la segunda vuelta.

La participación determinará pues el número de enfrentamientos triangulares o cuadrangulares que podrían resultar desastrosos para la derecha en la segunda vuelta.

Los resultados de varias circunscripciones serán particularmente observados.

En Hénin-Beaumont (norte) se enfrentan la presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha), Marine Le Pen, y el líder del Frente de Izquierda (izquierda radical), Jean-Luc Mélenchon.

En lo que respecta al gobierno, el primer ministro Jean-Marc Ayrault y 24 de sus ministros son candidatos. En su mayoría están en buena posición para ser elegidos, pero el resultado es menos seguro para el ministro de Agricultura Stéphane Le Foll.

En la derecha, la situación también es difícil para dos ex ministros de Nicolas Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet y Xavier Bertrand.

Finalmente, la ex candidata socialista a la presidencia en 2007, Ségolène Royal, que ambiciona ahora ocupar la presidencia de la Asamblea Nacional, tampoco tiene una situación cómoda, ya que se enfrenta a un disidente del PS que no aceptó su designación como candidata en La Rochelle.

(Fuente:http://www.eluniversal.com/internacional/120609/los-socialistas-franceses-se-aproximan-a-tomar-el-poder-del-parlamento y selección deMon Money)

Anuncios