La Habana, 13 jul (EFE). La llegada a La Habana del barco “Ana Cecilia” abrió hoy un servicio directo y regular de envío marítimo de mercancías desde Miami a Cuba sin precedentes en los 50 años de embargo económico de Estados Unidos a la isla.

Con 24 horas de retraso y banderas de Cuba y Bolivia, el “Ana Cecilia” arribó a primera hora del viernes al puerto de la capital cubana con un contenedor de artículos catalogados como ayuda humanitaria y enviados en su mayor parte por familiares de cubanos residentes en la isla, así como algunas organizaciones no gubernamentales o comerciantes de la Florida.

La demora en la llegada de la nave, que zarpó de Miami el pasado miércoles, se produjo por errores administrativos al cumplimentar la documentación para atracar en la Terminal de Contenedores (TCH) de La Habana, según admitió International Port Corporation (IPC), la compañía encargada del envío.

El “Ana Cecilia”, con poco más de 90 metros de eslora, entró en La Habana con bandera cubana y otra de Bolivia, ya que el barco tiene registro en ese país sudamericano (que no tiene mar), explicó hoy a Efe Leonardo Sánchez, portavoz de la empresa IPC, radicada en Miami.

Según Sánchez, la nave no exhibió bandera estadounidense conforme al protocolo exigido por las autoridades norteamericanas para efectuar este envío.

Tras atracar en el muelle se procedió a la descarga del contenedor y el “Ana Cecilia” abandonó el puerto habanero sobre las 10:00 hora local (15:00 GMT), confirmó a Efe el director de la terminal de contenedores, Nelson Perdigón.

Los cubanos destinatarios de los envíos podrán recogerlos en el puerto y también recibirlos en sus domicilios a través de la empresa “Cubapack”.

International Port Corporation pretende que este servicio tenga un carácter regular y con una periodicidad que podrá ser semanal o quincenal en función del volumen de pedidos para efectuar envíos.

“Están llegando a nuestras oficinas entre diez y veinte personas al día que quieren hacer envíos (a Cuba)”, explicó en una conversación telefónica con Efe el portavoz de esa compañía fundada hace cuatro años, radicada en Miami y especializada en envíos al Caribe.

Esta empresa cuenta con las licencias que exigen el Departamento de Comercio y la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. para realizar estos envíos.

Con su nuevo servicio se permite el transporte de todo tipo de mercancías consideradas por Washington como ayuda humanitaria, lo que incluye un abanico que va desde medicinas, comida, ropa, electrodomésticos y muebles hasta material de construcción, piezas de vehículos y generadores eléctricos.

Aunque la iniciativa de IPC supone un hito en los envíos de mercancías desde Estados Unidos, en Cuba la llegada del “Ana Cecilia” ha estado rodeada de absoluta discreción y no se han producido reacciones oficiales al respecto.

Tampoco los medios de comunicación nacionales (todos controlados por el estado) han informado sobre este servicio y solo han aparecido reseñas aisladas en web cubanas como el portal Cubasí, la página de un bloguero oficialista conocido como “Yohandry” y el sitio digital de alguna emisora de radio local.

En Estados Unidos se ha interpretado la apertura de los envíos de IPC a Cuba como muestra de cierta flexibilización en las relaciones entre la isla y EE.UU., después de que en los últimos años se hayan suavizado restricciones en materia de remesas y viajes a la isla.

El pasado mes de febrero se cumplieron 50 años del embargo económico y comercial aprobado por el entonces presidente estadounidense John F. Kennedy.

El Gobierno de Cuba denuncia que el “bloqueo” estadounidense le ha causado al país un daño directo que La Habana cifra en unos 104.000 millones de dólares.

Por Soledad Álvarez

 

(Fuente:  http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5gNoF7twaxR1bkQtEDcvcYRGyiMEQ?docId=1825871 y selección de Mon Money)

Anuncios