La centroizquierda gana en Diputados; Berlusconi en el Senado y Monti se derrumba. La llave del próximo gobierno la tiene la agrupación del humorista Beppe Brillo, un acérrimo crítico de la clase política. Expectativa por los cómputos finales

 

EN LA NIEVE. Bersani y sus hijas Elisa y Margarita y su esposa, Daniela, caminan cerca de su casa, en Piacenza, mientras aguardan los resultados. REUTERS

ROMA. La coalición de centro-izquierda, encabezada por Pier Luigi Bersani, lleva la delantera en las elecciones legislativas celebradas entre el domingo y ayer en Italia. Pero según todas las previsiones, tendrá serias complicaciones para formar gobierno y garantizar la gobernabilidad del país. La mayoría de las proyecciones convalida que la agrupación de Bersani se adjudicó una cómoda victoria en la Cámara con el 55% de los votos, pero la batalla en el Senado, con casi el 90% de los votos escrutados, expone una situación difícil, ya que ninguna de las formaciones alcanzaría la mayoría, ni siquiera en alianza con los grupos más pequeños. La coalición de centroderecha liderada por el magnate Silvio Berlusconi tampoco alcanza la mayoría y no la podría obtener la formación centrista del tecnócrata Mario Monti, que obtuvo un magro resultado, incluso si se aliara con la izquierda o con la derecha. 

Así, todo indica que la llave del próximo gobierno está ahora en manos del humorista convertido en líder antisistema Beppe Grillo, fustigador de la clase política, que supo canalizar con su Movimiento de las 5 Estrellas el desencanto y la indignación de los jóvenes y desempleados.Para un gobierno estable en Italia es preciso controlar ambas cámaras.

“Están acabados, tanto la izquierda como la derecha. Bersani, Berlusconi, llevan 25 años, han llevado el país a la catástrofe, el problema son ellos”, dijo Grillo tras conocer los primeros resultados, a una cadena italiana. El movimiento del humorista podría -incluso- convertirse en la tercera fuerza del país detrás del Partido Democrático (PD) de Bersani y el Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi, con casi un tercio de los votos.

Sin embargo, Grillo no formará parte del Parlamento porque no quiso presentarse como candidato, al haber sido condenado por homicidio en 1980 como responsable de un accidente de automóvil en el que murieron tres personas. El sector de Monti, el primer ministro saliente, se situaría al cuarto lugar, con el 10% de los votos y sería el gran perdedor. El tecnócrata, que decidió lanzarse a la política, sufrió las consecuencias de las medidas de austeridad que impulsó en sus 15 meses de gobierno para enderezar las cuentas y salvar a Italia del abismo. 

El resultado de la Cámara Alta es clave por la peculiaridad de su sistema electoral, que da el premio de mayoría a la coalición vencedora en un reparto región por región, con territorios como el de Lombardía (norte), que aporta 50 senadores y donde predomina la centro derecha. Con dos tercios de las secciones electorales escrutadas, la coalición de Berlusconi tiene la mayoría de Lombardía, con el 38,18 % de los votos, frente al 29,61 % de Bersani. En la Cámara de Diputados, por el contrario, se perfila una mayoría clara para la centroizquierda, a raíz del sistema de reparto en términos del conjunto del Estado que premia a la coalición más votada, que, con poco más del 75% de las secciones escrutadas, era el sector de Bersani, con un 30,3 %. 

En 2006, el gobierno de Romano Prodi vivió una situación inestable (duró dos años), con un Senado en el que tenía mayoría gracias al apoyo de los senadores vitalicios. (Reuter-Télam-especial)

La izquierda estaría dispuesta a formar gobierno

ROMA.La amarga campaña electoral italiana, centrada en asuntos económicos, hizo que algunos inversores temieran el regreso de una crisis de deuda como la que llevó a la eurozona cerca del desastre y llevó al tecnócrata Mario Monti al gobierno, reemplazando a Silvio Berlusconi, en 2011. Los resultados proyectados mostraron que más de la mitad de los italianos han votado por las plataformas antieuro de Berlusconi y Beppe Grillo, el cómico genovés, líder del populista Movimiento 5 Estrellas, que realizó una campaña repartiendo insultos contra la desacreditada clase política. 

Miembros de las formaciones del centro y la izquierda advirtieron de que la amenaza de estancamiento podría hacer a Italia ingobernable y forzar nuevas elecciones.

Los inversores ven un gobierno de centroizquierda, encabezada por Pier Luigi Bersani, ya fuera solo o con Monti, como la mejor garantía de obtener medidas contra la profunda recesión y el crecimiento estancado en Italia, clave para la estabilidad de la moneda única. En este escenario, Enrico Letta, vicesecretario del Partido Demócrata de Bersani, hizo un llamado al presidente de la República, Giorgio Napolitano, para que ayude a las formaciones a encontrar una solución y reivindicó su derecho a intentar formar gobierno si se confirma su victoria en la Cámara Baja, aunque no tenga mayoría en el Senado. “La palabra responsabilidad es la que hemos usado y usaremos. Es evidente que quien gane en la Cámara de los Diputados tendrá que tener el deber y la responsabilidad de hacer propuestas al jefe del Estado”, sostuvo. “Esta será una crisis que será compleja de vivir y gestionar. La idea es resolver esta situación subiendo los peldaños uno a uno”, dijo Letta. (Reuter-Télam)

 

Cuadro de situación 

1
Italia es la tercera economía de la zona euro; el nuevo gobierno deberá seguir lidiando con la peor crisis financiera de posguerra.

2
Hasta ahora la grave crisis (básicamente de endeundamiento) fue combatida con duros e impopulares ajustes que derivaron en protestas.

3
Las bolsas italianas subieron al conocerse el triunfo de Bersani (apoyó los ajustes) y cayeron al trascender el avance Berlusconi en el Senado.

(Fuente:  http://www.lagaceta.com.ar/nota/534478/mundo/gana-bersani-pero-se-complica-gobernabilidad-italia.html y selección de Mon Money)
Anuncios