Cuando se señala que un recurso es escaso, no se está afirmando que es imposible encontrarlo para utilizarlo en la satisfacción de una necesidad.  Quiere decir que  no hay cantidad suficiente para  satisfacer  plenamente esa necesidad.

En consecuencia, todos los recursos en mayor o menor grado, son escasos, salvo los que existen en tal cantidad que luego de haber sido satisfechas plenamente  todas las necesidades  queda un remanente.  Tal es el caso de los bienes llamados libres, como son el aire,  y la luz del sol.

El grado de escasez relativa de un recurso depende fundamentalmente de dos factores:  de su cantidad disponible y  de su capacidad para satisfacer necesidades.

Por ejemplo, se puede señalar que el uranio  es un recurso extremadamente escaso, porque no sólo su cantidad es limitada sino porque también es muy necesario para el desarrollo tecnológico.  En cambio en el caso del hierro su disponibilidad es mucho mayor y aunque la necesidad que de él existe  es también muy amplia, su escasez relativa es mucho menor.

El grado de escasez relativa  no indica que un recurso sea más o menos útil.  La utilidad de dos recursos puede ser la misma, pero su grado de escasez relativa  muy distinto.  Los diamantes no son más útiles que el agua, sin embargo los primeros son más escasos que la segunda.

Hay bienes libres como el aire, de una utilidad vital, pero que por existir en tal cantidad  excede los requerimientos de los seres vivientes y su escasez relativa es nula. Hay también bienes libres  absolutamente inútiles como la arena de los desiertos, cuya gran abundancia no satisface ninguna necesidad.

Con lo ya señalado debe quedar aclarado  el concepto de escasez en Economía.  Sin embargo, no basta que un recurso sea relativamente escaso para que tenga interés desde el punto de vista económico.  Además debe prestarse a un uso alternativo, vale decir, no ser capaz de satisfacer una sola necesidad, sino que alternativamente varias de ellas.

El carbón produce calor y satisface la necesidad de abrigo.  Pero también el carbón, junto con el hierro y otros elementos, sirve para producir acero,  con acero se pueden fabricar automóviles que satisfacen las necesidades de movilización y transporte.  En consecuencia, ante una cantidad dada de carbón se puede optar entre producir  calor o producir más automóviles, lo cual es un auténtico problema económico.

Pero si existe un recurso que sólo tiene un uso específico, no hay posibilidad de opción, el problema es usar dicho recurso sacando el máximo de provecho en la satisfacción de esa necesidad.   En este caso  existe simplemente un problema técnico, como obtener el máximo de rendimiento de un recurso aplicado a un fin, y no un problema económico: como utilizar un recurso escaso entre varios fines alternativos.

Asimismo,  la ubicación geográfica de un recurso condiciona su escasez relativa.  (…)

Cabe señalar que el concepto de escasez se refiere a toda la sociedad y no a una persona en particular. Es posible que hayan bienes o servicios como los de los bomberos  que sean gratuitos para una persona en particular, pero no para la sociedad.  cada vez que un bombero concurre a un llamado está dejando de producir otros bienes y servicios, en consecuencia su trabajo como bombero tiene un costo para la sociedad.

Una definición formal  del problema económico es:  existe problema económico cuando  se deben satisfacer necesidades múltiples y jerarquizables con recursos escasos de uso alternativo.  (…)   Cuando se habla de la solución del problema económico se está haciendo referencia  a la forma o manera particular como los recursos se asignan en la satisfacción de las necesidades .  El mundo real nos muestra que las sociedades  humanas asignan sus recurso en la forma más variada. Algunas en forma inteligente, evitando el derroche de recursos y otras en forma completamente irracional. 

En Economía existe la hipótesis general de que el comportamiento de las personas y de las sociedades es racional, vale decir, que existe una lógica entre los fines que se persiguen y la forma como se asignan los medios.  Por ejemplo, si es más importante la necesidad A que la necesidad B, se satisfará primero A y  luego B y al contrario.   Pero en la definición de racionalidad no entra ningún juicio de valor; la Economía como ciencia no entra a calificar si es más importante la necesidad A o la B. Para la economía esos datos  son determinados por la escala de valores que prevalecen en la sociedad.   (…)

En consecuencia, la racionalidad económica supone que quien decide ha ordenado sus necesidades en una escala de prioridades y que asigna los recursos disponibles  con el propósito de aprovecharlos en la forma más integral. Es decir que busca  maximizar su bienestar utilizando sus escasos recursos.

Una persona buscará el máximo de bienestar del grupo familiar y para ello distribuirá su presupuesto en la adquisición de bienes  que más contribuyan a dicho bienestar.   El Estado tratará de satisfacer  en la mejor forma ciertas necesidades colectivas maximizando un cierto criterio de bienestar, que ciertamente estará influido por criterios políticos, a partir de la suma de ingresos disponibles.  La sociedad entera buscará el máximo de bienestar para sus miembros que puede obtenerse de los limitados recursos reales con que ella cuenta.

 

Anuncios