El nacionalista Artur Mas firmó hoy el decreto de convocatoria de una consulta de autodeterminación para el 9 de noviembre, el gobierno español aseguró que no se celebrará por inconstitucional.

Artur Mas saluda a la gente reunida en la plaza de Sant Jaume tras dejar el palacio de la Generalitat después de haber firmado la convocatoria

Artur Mas saluda a la gente reunida en la plaza de Sant Jaume tras dejar el palacio de la Generalitat después de haber firmado la convocatoria (AFP)

Madrid

El presidente del Gobierno de Cataluña, Artur Mas, firmó en la mañana de este sábado el decreto de convocatoria de una consulta autodeterminación para el 9 de noviembre en la que se preguntará a los catalanes si quieren que la región se independice o no del resto de España.

La reacción del Ejecutivo de Mariano Rajoy fue inmediata y aseguró que el referéndum no se llevará a cabo por inconstitucional.

En concreto, las preguntas serán “¿Quiere que Cataluña sea un Estado?” y, en caso de que la respuesta sea afirmativa, “¿Quiere que ese Estado sea independiente?”. “Sí” y “No” serán las únicas opciones de respuesta.

Podrán participar en esta consulta los catalanes mayores de 16 años; los ciudadanos de otros países miembros de la Unión Europea que acrediten que han residido en la comunidad al menos un año antes de la convocatoria de la consulta y los que, perteneciendo a otro país de fuera de la Unión, acrediten su residencia catalana por un periodo de al menos tres años antes de la convocatoria.

En un ambiente festivo, con cientos de banderas catalanas,  Artur Mas emitió un mensaje –en catalán, inglés y español- en el que señaló que “hoy es un día que recordaremos para siempre”, para el que “han hecho falta grandes movilizaciones y muchos meses de trabajo”.

Animado por los cientos de ciudadanos independentistas, Mas reiteró al gobierno de Rajoy su disposición al diálogo y su defensa del derecho a decidir.

“Hemos estado abiertos al diálogo en todo momento, lo que no podemos es caer en la trampa del inmovilismo, en no hacer nada”. Insistió, además,  en que la consulta sea respetada.

“Firmo este decreto para que los catalanes y catalanas puedan opinar sobre su futuro. Es una ley constitucional y pedimos que sea respetada. A nadie puede asustarle que alguien exprese su opinión en una urna”, expresó.

La realización de la consulta tendrá un costo aproximado de trece millones de euros, según datos proporcionados por el Gobierno de Cataluña.

Los ciudadanos podrán votar de forma presencial y ordinaria el propio día 9 de noviembre o bien, de forma anticipada, entre el 20 y el 25 de octubre, ambas fechas incluidas.

La puesta escena en el Palacio de Gobierno fue tan espectacular que desde ayer se instaló una enorme pantalla en la que se cuentan los días que restan para la realización del referéndum independentista, además se puede leer: “Construimos un país nuevo” y “Ahora es la hora”.

Dos horas después de la firma del documento, que tomó a Mariano Rajoy en pleno vuelo tras su viaje a China, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, citó a rueda de prensa urgente para afirmar que simplemente la consulta “no se va a celebrar” porque es “ilegal”.

“Ningún gobierno está por encima de la voluntad soberana del pueblo español. Ningún gobierno puede ceder o transigir sobre lo que sólo puede decidir el conjunto de los españoles. Es la ley la que protege esa voluntad soberana del conjunto del pueblo español”, señaló la vicepresidenta, quien subrayó en varias ocasiones que “sin ley no hay democracia” y que “ningún gobierno ni nadie está por encima de la ley”.

En este sentido, recordó que cuando Mas anunció la convocatoria de la consulta en diciembre de 2013, el presidente Rajoy “ya dijo claramente que ese referéndum no se iba a celebrar porque es inconstitucional” y que por ello el Ejecutivo va a velar “porque la ley se cumpla” y “por la pervivencia de nuestra democracia”.

La vicepresidenta explicó que los recursos que el gobierno va a interponer protegen tanto la ley, como “los derechos de los ciudadanos y la vigencia de nuestra democracia”. “El gobierno de la nación tiene la obligación de proteger la ley y los derechos de los españoles”, reiteró.

“Lamentamos profundamente, y consideramos que es un error, la iniciativa del presidente catalán. Fractura a la sociedad catalana, divide a los catalanes, les aleja de Europa y del sentir de los tiempos”, manifestó.

Sáenz de Santamaría, además advirtió a los organizadores de la consulta de que, una vez que el Tribunal Constitucional admita a trámite los recursos del gobierno y suspenda la ley de consultas y el citado decreto, no se podrá llevar a cabo ninguna actuación “tendente a ejecutarla, a continuarla o a que surta efecto”.

La firma del decreto independentista contó con el apoyo de todos los partidos nacionalistas e independentistas, excepto con los dos grandes, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero (PSOE).

El documento se signó minutos después de que el Diario Oficial de Cataluña publicara la nueva Ley de Consultas -con lo que esta norma entró en vigor-, el decreto estará en funcionamiento cuando el dicho diario lo publique.

 

(Fuente:  http://www.milenio.com/internacional/Presidente-Cataluna-convoca-consulta-independentista_0_380362141.HTML  y selección de Mon Money)

Anuncios