A pesar de que en 2009 la “Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”  anunció el fin de los paraísos fiscales, el escándalo desatado por los “Panama Papers” ha reavivado el debate. La opacidad/poca transparencia del sistema financiero global drena al año/genera al año una evasión de impuestos de   US$ 1,1 billón a las economías en desarrollo y emergentes.(*)

(*) = Tener dinero en otro país no es delito, lo malo es evadir impuestos. Evadir impuestos es robarnos a todos, las personas honestas que si pagan impuestos, y eso es un delito grave. 

 

Por Fernando Fuentes/Nicolás Durante 05 de abril del 2016 / 01:27 Hrs

Es muy poco lo que ha cambiado desde que el G-20  (https://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_de_los_20_(pa%C3%ADses_industrializados_y_emergentes)     anunció el fin de los paraísos fiscales en 2009. Así al menos lo dejó en evidencia la filtración de documentos de la firma panameña Mossack Fonseca que reveló la existencia de firmas financieras offshore/ultramar (**) de políticos y figuras de todo el mundo. A juicio de los expertos, esto demuestra que los paraísos fiscales son una realidad a la que ni los gobiernos ni instituciones internacionales han querido mirar de frente. (**) =  En el ámbito financiero se utiliza para referirse a empresas creadas en centros financieros con un nivel impositivo muy bajo (paraísos fiscales), que generalmente se encuentran en islas (de ahí la utilización del término inglés). Estas empresas son usadas para ocultar el propietario o beneficiario de determinados bienes, por varios motivos (p. ej. blanqueo de dinero, ocultación de propiedades en procedimientos de divorcio, etc.).También se utiliza como sinónimo de paraíso fiscalObsérvese que no todos los centros offshore se encuentran físicamente en islas. Andorra, Delaware (EE. UU.) o Suiza son también ejemplos de centros offshore en tierra firme.

Un paraíso fiscal es, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un “instrumento de competencia fiscal perjudicial”. El secreto bancario y la baja o nula tributación sobre los capitales y las transacciones financieras son los principales atractivos con que estos territorios buscan atraer residentes y capital extranjero. Los expertos sitúan el inicio del proceso de aparición de estos paraísos en los años 60, pero no fue hasta los 80 cuando se consolidaron como destinos relevantes del flujo internacional de capitales. 

En Panamá, como en otros países con legislaciones fiscales flexibles, la norma es operar con sociedades offshore, que son aquellas constituidas y registradas en un país diferente de aquél  en que efectuarán sus operaciones. “En una economía global, esta práctica resulta esperable, sobre todo considerando la existencia de legislaciones fiscales flexibles”, dijo a La Tercera el abogado Esteban García Nadal, socio del estudio García Magliona.

“Uno tiene derecho a constituir sociedades en el exterior, de acuerdo a las necesidades de sus negocios y sus inversiones lo requieran”, comentó Rodrigo Benítez, socio Tax & Legal de la auditora BDO y presidente del Instituto Chileno de Derecho Tributario. De hecho, es la forma que algunas multinacionales han encontrado para operar en estados más inestables o donde el tráfico mercantil se rige por normas menos seguras.   “El problema es cuando se utiliza de manera ilícita”, explicó a este medio Claudio Bustos, abogado de Bustos y Cía.

Y ese es el problema. Algunos de los usos más habituales que se dan a estas sociedades offshore es para ocultar patrimonio, dinero procedente de actividades ilícitas o para esconder dinero al Fisco o a las autoridades públicas de los países. Es lo que, en el caso de Panamá, revelan los documentos a los que tuvo acceso el diario alemán Süddeutsche Zeitung. Estos  habrían dejado al descubierto que bancos, firmas de abogados y otros actores del sector con frecuencia habrían dejado de cumplir con los requerimientos legales creados para confirmar que sus clientes no están involucrados en empresas criminales, evasión de impuestos o corrupción política. Los documentos, incluso, revelan que ciertos intermediarios habrían ocultado transacciones sospechosas y manipulado los registros oficiales para protegerse a sí mismos y a sus clientes.

“Hacer negocios legítimos en jurisdicciones secretas no es ilegal, pero la investigación de los Papeles de Panamá es, a pesar de todo, otro ejemplo de cómo los individuos y empresas están sistemáticamente abusando del secreto que les proporcionan”, dijo Liz Confalone, consejera Global Financial Integrity, una organización con sede en Washington dedicada a propiciar políticas más severas contra el lavado internacional de dinero. (***)  (***) = https://es.wikipedia.org/wiki/Lavado_de_dinero

“Estos hallazgos muestran cuán profundamente arraigada están las prácticas nocivas y la criminalidad en el mundo offshore”, aseguró Gabriel Zucman, economista de la Universidad de California en Berkeley y autor de “Las riquezas escondidas de las naciones: flagelo de los paraísos fiscales”. Para Zucman estas publicaciones deben impulsar a los gobiernos a buscar “sanciones concretas” contra las jurisdicciones que avivan el secreto offshore.

Sin embargo, el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, consideró que los documentos, más allá de poner en evidencia el comportamiento de Panamá, también muestran que hay un declive en el uso de los mecanismos de ocultamiento en paraísos fiscales por parte de empresas y de sociedades de acciones. A su juicio, es la ilustración de la “increíble transformación” desde que en 2009 la OCDE a través del Foro Global, y a petición del G-20, viene liderando la “mano dura” contra esas prácticas. Se estima que en el mundo operan más de 70 paraísos fiscales, entre los que se cuentan Bahamas, Luxemburgo, Islas Vírgenes y Seychelles.

En 2013, el primer ministro británico, David Cameron, urgió a los territorios de su país en el extranjero -incluyendo Islas Vírgenes Británicas- unir esfuerzos y así “poner la casa en orden”, e incorporarse a la lucha contra la evasión de impuestos y el secreto offshore. Sin embargo, la información obtenida por Süddeutsche Zeitung y compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) muestra que su propia familia podría haber tomado ventaja de este sistema. Ian Cameron, multimillonario corredor de bolsa y difunto padre del premier, fue cliente de Mossack Fonseca, y habría utilizado a la firma para ocultar su fondo de inversión y evadir el pago impuestos en su país.

Según Global Financial Integrity, la opacidad en el sistema financiero global, gracias al secreto de los paraísos fiscales, las compañías anónimas, el lavado de dinero basado en el comercio, drenan/evadir/robar al menos US$ 1,1 billón por año a las economías en desarrollo y  emergentes, más de lo que estos países reciben por concepto de inversión extranjera directa o ayuda externa combinada.

 

(Fuente:  http://www.latercera.com/noticia/negocios/2016/04/655-675202-9-los-paraisos-fiscales-en-el-ojo-del-huracan.shtml  y selección de Mon Money)

Anuncios