El presidente taiwanés, Ma Ying-Jeou, este lunes en Taipei. (AFP, Sam Yeh)

TAIPEI — El presidente taiwanés Ma Ying-jeou se opuso enérgicamente el lunes al llamado a una reunificación lanzado la víspera por su homólogo chino Hu Jintao, pero se mostró partidario del statu quo y la democratización de China continental.
“Nosotros mantenemos el statu quo ‘ni unificación, ni independencia, ni uso de la fuerza'”, declaró el jefe del Estado taiwanés en ocasión del centenario de la revolución china, el 10 de octubre de 1911, que puso fin al régimen imperial e instauró la República de China.
El statu quo “calmó considerablemente las tensiones a ambos lados del Estrecho de Formosa y logró el respaldo de la comunidad internacional”, agregó el presidente taiwanés durante una ceremonia conmemorativa en Taipei.
El presidente chino Hu Jintao hizo un llamado el domingo a la reunificación de China y Taiwán durante la conmemoración del centenario de la revolución en China.
“Realizar la reunificación en forma pacífica es lo que mejor respondería a los intereses fundamentales del pueblo chino, incluyendo a nuestros compatriotas de Taiwán”, declaró Hu. “Debemos fortalecer nuestra oposición a la independencia de Taiwán (…) y promover intercambios seguidos y una cooperación entre los compatriotas de ambos lados”, agregó.
En los hechos Taiwán es independiente desde 1949, cuando terminó la guerra civil, pero el gobierno de Pekín considera que se trata de una isla rebelde y no excluye el uso de la fuerza para recuperarla.
Ma recordó que la aspiración de los fundadores de la República de Taiwán era crear “una nación libre y democrática con una distribución equitativa de las riquezas”.
“El continente debería tomar ese camino valientemente”, sostuvo.

(fUENTE: http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5io9qQ5Vc9RYrv3rYl3BSHyIKUAPw?docId=CNG.a2ca167e2b9750290b437bc9d4e77b41.291 y selección de Mon Money)

Anuncios